Moto1pro
Cómo combatir el frío en moto: prendas calefactables

Cómo combatir el frío en moto: prendas calefactables

El invierno nos pone a prueba por las duras condiciones que reducen la capacidad física: MAPFRE Cuidamos tuMOTO te enseña cómo combatirlo con prendas calefactables.

Cómo combatir el frío en moto: prendas calefactables
Redaccion Moto1pro
Redacción
Foto
Redacción

fecha27/01/2022


Para muchos motoristas, la llegada del invierno es el momento de dejar aparcada la moto o directamente hibernarla. Pero para otros motoristas, el invierno no es excusa para seguir disfrutando de la moto, con todas las ventajas de movilidad que ofrece, llueva, nieve o haga frío.

No obstante, la conducción en invierno exige, extremar la seguridad todavía más, por lo que implican las condiciones climatológicas más adversas en la estabilidad de la moto, y también combatir el frío, porque las bajas temperaturas afectan directamente al comportamiento del cuerpo humano.  Sobre este efecto, los Socios del Club MAPFRE Cuidamos tuMOTO reconocen perder habilidades de conducción con mucho frío y se sienten más torpes e inseguros conduciendo que en verano. Además, el 12 % de las consultas que realizan los Socios en el servicio de motoConsultorio son sobre qué tipo de equipamiento utilizar en invierno. Como referencia, por debajo de una temperatura ambiental de 10˚C, el cuerpo humano tiende a entumecerse, principalmente las extremidades, reduciendo el tiempo de acción y reacción en la conducción.

Muchas motos del mercado y la industria auxiliar ofrecen puños de manillar calefactables para combatir el primer signo de debilidad al conducir en invierno: el frío en las manos. También los asientos calefactables se han estandarizado en las motos más ruteras o como complemento auxiliar, sirviendo como fuente de calor que ayuda a mantener todo el cuerpo a una temperatura agradable y segura. Estos elementos, junto a una equipación térmica para el motorista, que conserva el calor propio del cuerpo humano y repele el frío exterior, puede ser suficiente en climas invernales templados o en trayectos cortos, pero bajo condiciones de frío extremo y si se va a conducir durante muchos kilómetros y horas, las prendas calefactables son el complemento ideal. Hoy en día, la industria ofrece prácticamente una segunda piel calefactable para todo el cuerpo, que ayuda a mantenerlo a una temperatura óptima incluso a temperaturas bajo cero.

 

Prendas calefactables para motoristas

Hay dos tipos de prendas calefactables. Las autónomas, que incluyen su propia batería que tienes que recargar previamente en casa y (durante un tiempo limitado) generan un calor interno a través de una resistencia eléctrica que calienta y aísla el cuerpo. Y las enchufables, que se conectan a la moto, bien por la toma estándar de 12 V o a través de una conexión propia de la prenda que hay que adaptar a la moto. Hay modelos que se pueden utilizar cómodamente con batería en las cortas distancias y cuando se agota, se pueden enchufar a la moto. Igualmente, hay equipaciones calefactables completas donde una prenda pequeña (guante) se puede conectar a la prenda grande (chaqueta).

Las zonas del cuerpo más propensas a sentir el frío son las más alejadas del corazón, en concreto las extremidades, manos y pies, pero cuando el frío aprieta y “cala hasta los huesos”, sube por las piernas, baja por el cuello, y zona lumbar y tórax sufren por igual las inclemencias del más duro invierno. Así que no esperes a sentir el frío y entra en calor según arrancas la moto. La industria auxiliar te ofrece:

  • Sotoguantes. Son unos guantes finos interiores que te permiten seguir utilizando un guante habitual.
  • Guantes. Los más completos generan calor por el interior y el exterior para calentar más y mejor toda la mano. Elígelo en función a si tu moto tiene o no cubremanos o puños calefactables.
  • Plantillas para los pies. Son aptas para utilizar con el calzado habitual.
  • Calcetines. Respecto a las plantillas, transmiten más calor a los dedos, la parte más sensible.
  • Fajas. Las encontrarás de diferentes tamaños, para cubrir en mayor o menor medida la zona lumbar. Se integran y se complementan muy bien con ropa no específicamente de invierno.

  • Cubrecuellos. La zona del cuello es una entrada directa del frío a nuestro cuerpo. Con esta prenda se bloquea el paso del aire y además calentamos la zona superior del pecho y la cervical.
  • Pantalones. Puedes encontrar pantalones interiores como complemento a uno normal o el propio de invierno calefactado, compatible con protecciones de rodillas, de cadera, etc. 
  • Chalecos interiores. Refuerzan el calor en la zona lumbar, pecho y cervicales.
  • Chaquetas. Mejoran el rendimiento de los chalecos al calentar también los brazos.

Además del vídeo que incluimos que te informa de los diferentes tipos de prendas calefactables, MAPFRE Cuidamos tuMOTO te aconseja en multitud de temas de mecánica, mantenimiento, seguridad vial, técnicas de conducción, equipamiento, asuntos legales o mantenimiento de la moto. Para visualizar los diferentes vídeos puedes acceder a la sección videotutoriales.