Moto1pro
Por qué es ilegal el radar Velolaser de la DGT

Por qué es ilegal el radar Velolaser de la DGT

La DGT está usando los radares Velolaser de forma ilegal. El cinemómetro se sigue colocando sobre la barrera metálica de seguridad pese a suponer una infracción

Marisa Nocea
Marisa Nocea
Foto
IMU
Fecha03/02/2022
Por qué es ilegal el radar Velolaser de la DGT
Marisa Nocea
Marisa Nocea
Foto
IMU

fecha03/02/2022


Los radares Velolaser de la DGT aparecieron en 2018 con la intención de mejorar la vigilancia en las carreteras y multar a los conductores infractores que superen la velocidad permitida. Estos radares móviles cuentan con un tamaño pequeño y un bajo peso, algo que los hace difícil de detectar.

El Velolaser hace uso de la tecnología láser para analizar la velocidad de los vehículos y envía esta información a través de 3G/4G a un dispositivo que puede manejar un agente. En caso de superar la velocidad indicada de la vía, este dispositivo toma la fotografía de la matrícula para que se pueda proceder a la multa, tal como hace otros tipos de radares.

El reducido tamaño de este nuevo radar hace que su colocación sea sencilla. Se puede instalar en un trípode regulable o ir colocados sobre un vehículo de la Guardia Civil. Pero existe un lugar donde no es legal su colocación y, pese a esto, se siguen colocando: los quitamiedos (guardarraíles).

Por este motivo,  la Unión Internacional para la defensa de los Motociclistas (IMU), ha denunciado a la DGT ya que han detectado la colocación de un Velolaser en la provincia Toledo, sobre el kilómetro 123 de la N-502.

Velolaser

En una carta al director de la DGT, explican que “A la vista del constante desobedecimiento a las normas técnicas por parte de la DGT relativas a barreras metálicas de seguridad, pese a las denuncias y advertencias practicadas, debemos informar de nuevo a su autoridad que se está instalando el cinemómetro Velolaser de forma inadecuada sobre la barrera de seguridad metálica, poniendo en peligro la seguridad vial, contraviniendo la normativa técnica. El hecho altera el comportamiento dinámico del sistema en caso de impacto y como bien sabe, inhabilita el propio sistema de contención”.

Por esto motivo, la IMU advierte que la colocación del radar sobre el guardarrail supone un peligro para la seguridad de los conductores y debe dejar de realizar esta práctica con sus nuevos radares. En la denuncia se pide que haya instrucciones inmediatas para evitar este hecho y recomiendan que, en su lugar, se coloque sobre un trípode situado a 1’6 metros de la barrera metálica de seguridad.

Marisa Nocea
Linkedin Instagram

Marisa Nocea

Moto1pro
Marisa Nocea

Marisa Nocea

Periodista amante de la comunicación en todas sus formas, con la fortuna de poder combinarla con mi pasión por las motos. Si me buscan, me encontrarán o de ruta o de concierto.

Linkedin Instagram