Versys 1000 atardecer
Kawasaki Versys 1000 2019: ¡Oye la llamada de la aventura!

La nueva Versys 1000 2019 llega apelando directamente al espíritu aventurero de quienes se enamoren de ella. Pero ¡cuidado! la cosa no se queda en meros slogans; esta Kawasaki es una maravilla tecnológica dotada de todo el catálogo de ayudas que la marca de Kobe ha sido capaz de desarrollar para hacer posible esa aventura y del explosivo motor de la Z1000.

Autor:
Gonzalo de Martorell
Foto:
Kawasaki Press
Publicado el 10/02/2019
Versys 1000 atardecer

ASPECTOS POSITIVOS

Prestaciones en bajos y medios
Equipamiento y ergonomía
Aplomo y frenada

ASPECTOS NEGATIVOS

Regulación manual parabrisas
Maniobrabilidad en parado
Precio

Cilindrada

1043cc

Motor

4 cil. EFI DOHC

Potencia

120 CV a 9.000

Peso

250kg

Carnet

A2

Precio

14.290 €

Ver ficha técnica completa

Las novedades de las grandes marcas suelen presentarse siempre con un slogan alrededor del cual gira el acto y que pretende definir lo que el fabricante espera del modelo. En muchas ocasiones son simples buenas intenciones maximalistas, tipo “estilo y confort”, “potencia y pasión”... pero en otras son mensajes muy claros y concretos y en el caso de la Versys 1000 no dejaba lugar a dudas: una llamada a la aventura. Como tampoco lo hacía el bonito vídeo corporativo que abría el evento y que mostraba a la nueva criatura de Kawasaki rodando por exóticos paisajes. Ni una sola apelación a términos como “polivalencia” o “funcionalidad”; la Versys 1000 es una moto diseñada por y para  los largos viajes y Kawasaki no miente al respecto sobre ello.
Así que, antes de entrar en otras consideraciones, conviene dejar bien claro desde el principio que lo último de Kawasaki sólo sirve para una cosa: viajar... pero esa cosa la hace muy, muy bien. Lo fácil sería decir que es una maxitrail asfáltica elevada a la enésima potencia viajera... pero a mi me sale más decir que es una GT elevada con forma de maxitrail asfáltica.

Dos versiones. Un corazón.

Hecha esta salvedad conviene señalar que en Kobe lo han puesto todo de su parte para que el viajero que elija su Versys disfrute de un viaje seguro, rápido y cómodo. La moto es un verdadero catálogo rodante de todas las ayudas electrónicas disponibles al servicio de un concepto.
La Versys es una máquina diseñada para que cada uno de sus módulos -chasis, motor, electrónica, ergonomía- sea capaz de llegar independientemente al máximo grado de optimización en cada viaje. Es una moto diseñada para rendir al máximo incluso en las rutas más duras.
Un reto, el de la ruta, que nos dispusimos a afrontar por los bellísimos paisajes de Lanzarote y Fuerteventura y que compendiaban tramos rápidos, lentos, carreteras con buen pavimento, comarcales con mal pavimento, embarque y desembarque en ferrys... y todas las circunstancias reales de una travesía por unos parajes tan impresionantes como inhóspitos.


La Versys 1000 llegará en dos versiones; la estándar y la SE. Ambas equipan exactamente los mismo elementos de seguridad y ayudas a la conducción; la segunda -sin embargo, monta suspensión electrónica, luces de “cornering” y un cuadro digital algo más completo además de otros detalles de acabado. En tanto que equipada por suspensión inteligente, puede ser reglada desde el smartphone en todos sus parámetros con la aplicación ad-hoc “Rideology”.
Además, cada una de estas versiones puede presentarse en formato "Tourer " y "Grand Tourer" y cuenta -a su vez- con infincidad de accesorios y capacidades de personalización.

Más allá de estas notables diferencia, el resto es exactamente igual comenzado por el motor que deriva del archifiable Z1000 y entrega 120 CV. La cifra de potencia engaña; este propulsor lo da todo en bajos y medios, no tiene prácticamente vacios y es capaz de estirarse también arriba... aunque sea en la franja entre 3.500 y 5.000 en la que se muestra más pletórico. La caballería, a priori, se antoja justita para una moto con tanto corpachón... pero no olvidemos que estamos hablando de una evolución del Z1000, uno de los mejores motores de la historia... y lo demuestra. Es tan poderoso en la zona baja que, de hecho, me sorprendí varias veces durante las sesiones de prueba mirando el cuentarevoluciones ya que no me acababa de creer estar circulando a un ritmo tan “alegre” -dejémoslo ahí- y apenas sobrepasar las 3.000 vueltas.

La parte ciclo está a la altura y la ligereza del bastidor de aluminio hace sentir su presencia en el momento de enlazar virajes cerrados. Pese a su aparatosidad, la moto es fácil de maniobrar y acepta de buen grado los cambios de dirección... para ser una 1000. El tren delantero transmite en todo momento aplomo y confianza aunque puede ser algo perezoso enlazando curvas muy cerradas a buen ritmo y ha de ser "conducido" desde el manillar. No es, en este sentido, la Versys una moto que se lleve "desde el trasero". Pero recalco que estamos hablando de una 1000 con mucho tonelaje y equipamiento. También el compromiso de la frenada es claramente turístico en el primer tramo de la leva... y deportivo en el último, con un ABS -no desconectable- nada intrusivo. Y en cualquier caso, también se puede regular... como casi todo en esta moto.

Versys 1000 2

Tu elige el destino que Kawasaki pone la tecnología.

Alguna vez ya he confesado que las GT y las grandes viajeras no son el tipo de moto en el que estoy más cómodo. Suelen ser motos pesadotas de mover en parado y siempre me siento inseguro teniendo que controlar 200 y pico kilos con la puntita de los pies. Por eso quizás todavía valdrá la confesión de que lo pasé muy bien con la Versys 1000... porque en carretera se me antojó más una Versys que una GT.  Con mi 1,75 raspado llegaba al suelo sin problemas -existe además, en opción, la posibilidad de instalar un asiento rebajado aún más 20 mm- y no tuve demasiado problema en maniobrar con ella ni siquiera en las farragosas tareas de embarcar y desembarcar del garaje de un ferry. Por lo demás la parte ciclo transmite un aplomo y una seguridad envidiable.

El grupo de prensa conducía las SE y la verdad es que servidor apenas jugueteó con las infinitas posibilidades de reglaje; las que vienen de fábrica ya me parecieron muy ajustadas. Aún así -además de las habituales Sport, Normal, Lluvia y sus combinaciones pasajero/carga- existe una cuatra totalmente personalizable e incluso la posibilidad de regular a gusto aspectos como el freno motor-.
Mi opinión es que el 90% de los usuarios de la Versys 1000 harán como yo y confiarán en el criterio de los ingenieros de Kobe... pero el 10% restante, al que guste de trastear, puede alucinar apretando botoncitos. Y lo mejor es que podrá hacerlo tumbado cómodamente en la cama porque descargándose la app “rideology” dispondrá de un sistema de telemetría y grabación de datos aque hace apenas unos años solamente se veía en MotoGP o el Superbikes. Literalmente podemos configurar nuestra moto desde el sofá y cuando bajemos al garaje estará ya esperándos con los ajustes a nuestro gusto.

¡A la ruta!

Esta Versys tiene tantas cosas de las que hablar que una primera toma de contacto se queda necesariamente corta, a expensas de una prueba más en profundidad que realizaremos en breve. Pero ahí van algunas impresiones que quedaron muy claras por encima de las demás...


De entrada repetir que estamos ante una máquina para viajar sin concesiones. Escogería siempre una Versys 1000 para ir hasta la Patagonia con seguridad y potencia... pero no tengo tan claro que la eligiera para ir al centro a comer o para una salida corta de extraradio. (Bueno... sí lo tengo claro. No la escogería). La Versys 1000 no es una moto polivalente... pero esto no es un defecto porque tampoco lo pretende. Es una moto nacida para viajar y para ir en busca de la aventura. Punto.

El motor me encantó por sus bajos y su par. El tetracilíndrico tira y tira en todo momento. De hecho durante muchos kilómetros conduje en modo “monomarcha”. Abrir, cerrar, recuperar... sin tocar el embrague. Me pareció algo ruidoso y la sexta velocidad un pelín corta de desarrollo... pero al final estas son siempre cuestiones de gustos. Ergonómicamente tampoco hay nada importante que objetar. Quizás lo único sea que la pantalla se ajusta manualmente y que para ello hay que usar las dos manos... así que no se puede hacer en marcha. Imagino que en Kawasaki no han querido implementar un sistema eléctrico por no aumentar el peso.
El tacto del cambio electrónico semiautomático no me gustó... pero aquí sí que quiero insistir que es estrictamente un tema de preferencia personal. Era tan sensible que apenas colocar la punta de la bota en el pedal ya cambiaba. Uno de los responsables de la marca me ratificó que había sido desarrollado por el equipo de Superbikes... y se nota. Es casi, casi de competición. Curiosamente hubo otros compañeros que lo encontraron largo de recorrido... la cual cosa demuestra hasta qué punto esto de contar cómo van las motos es algo realmente subjetivo.

Una competencia dura

Dentro de su carácter exclusivo y de concepto Premium, la nueva Kawasaky Versys es competitiva en cuanto a precio. La versión estánder está ya disponible en los concesionarios a un precio de 14.299€ y 17.699€ la versión SE con suspensión electrónica. Los responsables de la marca explicaban, con naturalidad, que su potencial cliente es aquel de entre 40 y 60 años, que busca el máximo nivel de equipamiento y con una vocación rutera muy definida. Esperan seducir a propietario de anteriores modelos Versys pero también abrirse a aquellos que -sin ser marquistas- valoran sobre todo la tecnología.

A priori a la Versys 1000 le tocará pelear en un segmento donde la competencia es durísima y con rivales de tanto peso como Ducati Multistrada o Suzuki V-Strom... pero mientras éstas sí pretenden cierta versatilidad, en Kawasaki han optado por la especialización “devoramillas”. En la práctica ese concepto 100% viaje le enfrenta también a tres bestias como Honda Africa Twin, KTM Adventure o BMW R1200GS... aunque la japonesa y la alemana no renuncian a una mínima posibilidad offroad -la austríaca va sobrada en se sentido- que la Versys ni tan siquiera llega a plantearse. Eso la coloca en una peculiar tierra de nadie... para lo bueno y para lo malo. La inmensa mayoría de usuarios de maxitrails ruteras jamas llegan a pisar más tierra que la de un parterre... así que la posibilidad de conducir una máquina de estilo trail pero de desarrollo y comportamiento totalmente asfáltico puede resultar muy interesante. Por otro lado quien -pese a todo- siga valorando esa mayor o menor posibilidad fuera de asfalto como un atractivo, solamente verá en la Versys 1000 una GT de peculiar estética.
Claro que... ¿no se le llama a eso justamente SUV?

Detalles de la moto

Colores versys 1000

La nueva Kawasaki Versys 1000 llegará en estos 4 colores -además del tradicional verde corporativo- entre los que destaca un agresivo negro mate. La moto dispone de un amplísimo catálogo de accesorios donde, por supuesto, no falta ni la navegación GPS -incluida en la SE- ni los puños y asiento celefactable o el top-case. Existen también opciones especiales de pintura "super resistente" para las versiones SE.

 

 

 

motor versys

El motor deriva directamente de la Z1000 y ya se ha empleado en versiones viajeras como la Z 1000 SX. Sin embargo, en este modelo, recibe nueva accionamiento electrónico de válvulas que le confiere aún más bajos y suavidad en la entrega de la potencia. 

Luces Versys

Por supuesto todos los pilotos, luces y faros de la Versys 1000 son LED de alta potencia y durabilidad. Están disponibles también -de serie en el modelo SE- pilotos "cornering" para aumentar la visibilidad, tanto propia como ajena, en pleno viraje. 

frenos versys 1000

De la frenada anterior se ocupan dos discos alveolados de 310 mm y heredados directamente de la Z1000, de la que recibe también las pinzas radiales de 4 pistones. De la posterior un disco lobulado de 250 mm. con pinza de pistón único.

Control crucero

El nuevo acelerador electrónico permire ahorrar combustible y mejorar la autonomía. Su respuesta -según los ingenieros- es de 0,0001 segundos y su adopción ha permitido introducir un práctico control de crucero. Por cierto, la moto equipa ahora un muy eficaz cubremanos.

cuadro versys

La amortiguación puede regularse -en el caso de la SE de modo electrónico y con pomo manual en la estándar- en base a cuatro condiciones: "conductor", "conductor con equipaje", "conductor y pasajero" y "conductor y pasajero más equipaje". 

Protección aerod.

Auque se echa de menos un sistema más funcional de reglaje, el parabrisas y el estudiado perfil de la Versys 1000 aseguran una protección aerodinámica excelente incluso en las condiciones más duras.

Jiwon Seo

La responsable del "diseño fluido" de la nueva Kawasaki es una de las ingeniero de más talento y proyección de la casa de Kobe. Jiwon Seo planteó la Versys 1000 como un todo armónico en el que la comodidad fuera tan importante como la tecnología o las prestaciones.

Texto:

Gonzalo de Martorell

Fotos:

Kawasaki Press

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #103: KTM vs Honda ¡Duelo Naked!

En el nuevo número de Moto1pro enfrentamos a las Naked de cilindrada media de Honda y KTM, la KTM 790 Duke y la Honda CB 650 R. También asistimos a las presentaciones de las nuevas SYM HD 300 y Rieju Tango 2.0 y entrevistamos a los responsables de Marketing y Comunicación de Yamaha España en una jornada de E-MTB. Además, asistimos a un espectáculo de saltos sin comparación en el Nitro Circus, y en la sección Off-Road probamos la nueva gama de enduro 2020 de Husqvarna.