Moto

Cómo dejar la moto como nueva a la vuelta de vacaciones

Tras un viaje en moto tendrás varias cosas que revisar y limpiar para que tu moto vuelva a estar en perfecto estado de forma. Así estará perfecta en cuanto la vuelvas a necesitar.

Autor:
R. Ruiz
Foto:
Moto1Pro y Marcas
Publicado el 31/08/2020
Moto

Las vacaciones son tiempo de viajes. Y muchas veces de viajes en moto. Unos días libres son el momento perfecto para hacer kilómetros con nuestra moto, disfrutar de la carretera y conocer nuevos lugares. Pero si antes de partir es importante tener la moto a punto, igual de importante es revisarla y mimarla una vez que ya estamos de vuelta.

A lo largo de un viaje la moto sufre un uso intensivo, y eso no tiene que ser malo si la moto y todos sus componentes están en perfectas condiciones. Sin embargo, sí es verdad que tras realizar un gran número de kilómetros nuestra moto se merece toda nuestra atención. Y al igual que tras un duro y largo de trabajo a nosotros nos apetecería una sesión de spa, a la moto no le vendrá nada mal que revisemos y cuidemos sus elementos más básicos para volver a dejarla en perfecto orden de marcha.

Vayas a utilizar tu moto en el día a día o no, tras un viaje conviene comprobar que todo está como debe. Lo mismo conviene hacer con tu propio equipamiento, pues tras un viaje en el que lo has usado durante largos periodos de tiempo y en diversas condiciones climatológicas, ahora es buen momento para detenerte un momento en él.

Lavado moto

Empieza por lavar la moto

Lo primero es lo primero y para comprobar que todo está como es debido necesitamos que la moto esté bien limpia, reluciente. El paso de los kilómetros, los insectos del verano, las lluvias inoportunas o el polvo acumulado puede haber acumulado mucha porquería en tu moto, así que es momento de lavarla. No solo para que esté más bonita, sino porque la suciedad puede esconder algunos problemas mecánicos, como posibles fugas en motor, suspensiones o frenos. Lo más recomendable es recurrir a productos específicos de limpieza de vehículos, a una esponja suave y a unos trapos o aire a presión para secarla. Si prefieres usar agua a presión ten mucho cuidado con dónde apuntas (evita piñas y rodamientos) y mantén siempre una distancia de seguridad para evitar posibles disgustos.

Aprovecha y limpia las llantas

Las llantas son uno de los lugares en los que más suciedad se acumula. Van a ras de suelo, reciben el aceite directamente proyectado por la cadena, están junto a los frenos, son sensibles a los restos de alquitrán… en definitiva, lo tienen todo para estar siempre sucias, y más tras un viaje de muchos kilómetros. Te recomendamos que te detengas en ellas una vez que ya has lavado el resto de la moto, o si no se te volverían a manchar ya que ellas recogen toda la suciedad que venga desde arriba. Para limpiar las llantas te recomendamos recurrir a productos específicos, líquidos desengrasantes que deberás dejar actuar para limpiar y enjuagar bien después. 

Moto

Comprueba los niveles de la moto

Tras realizar muchos kilómetros es posible que algunos de los líquidos de tu moto se hayan consumido (y no, no nos referimos a la gasolina…), como por ejemplo el aceite del motor, el líquido de frenos, el líquido refrigerante o el líquido del embrague, en caso de ser hidráulico. Al volver de un viaje es importante que le eches un ojo a todos, es algo fácil que puedes hacer en casa sin necesidad de llevar la moto al taller. Si ves que alguno está más bajo de lo que debe, y quieres dejarlo en manos de profesionales, siempre tendrás tiempo de llevar la moto a tu taller de confianza. Lo más probable es que el motor haya consumido aceite, podrás comprobarlo a través de un ojo de buey o mediante una varilla de medición, dependiendo del modelo de tu moto. Y si es algo que no has tenido en cuenta durante el viaje, ahora es algo que debes comprobar sí o sí antes de seguir usando la moto en tu día a día.

Limpia y engrasa la cadena 

Si tu moto tiene cadena y has hecho un viaje de muchos kilómetros, esperamos que durante el trayecto la hayas revisado y cuidado como se merece, engrasándola periódicamente y manteniéndola siempre bien lubricada para que trabaje en las mejores condiciones posibles. Ahora, a la vuelta de un viaje, es momento de dejarla como nueva. Empieza por desengrasarla con un producto específico, frotando con un cepillo tanto los eslabones como los dientes de la corona. Una vez que esté bien limpia y seca procede a lubricarla con detenimiento. Así conseguirás eliminar toda la suciedad que el viaje haya podido provocar y dejarla de nuevo en perfecto orden de uso.

Revisa y limpia el filtro del aire

El filtro del aire es algo que debes limpiar y mantener de manera periódica, pero uno de los momentos en los que sin duda debes dedicarle unos minutos es al volver de un viaje. Es posible que hayas pasado por ambientes muy polvorientos, sobre todo si es verano, y más aún si tienes una moto trail y has hecho alguna incursión fuera del asfalto. La moto necesita respirar y eso solo será posible si el filtro del aire está limpio y en perfectas condiciones. El filtro de aire de tu moto puede ser de papel, de espuma o de textil, y dependiendo de su material de fabricación has de proceder de un modo u otro para dejarlo en perfecto orden de revista. En el siguiente artículo de contamos cómo.

Moto

Limpia y lava tu ropa de moto

A la vuelta de un viaje no está de más que, igual que vas a dejar la moto impoluta, hagas lo mismo con tu equipamiento. Lo más normal es viajar con una única chaqueta y un único pantalón, lo más versátiles posible para adaptarlos a las diferentes condiciones meteorológicas que podamos encontrar, y el paso de los kilómetros, con sus insectos y su polvo, hará que todo nuestro equipamiento llegue bastante sucio a casa. Mira bien las condiciones de lavado de cada prenda para no estropear los materiales y ten especial cuidado si parte de tu equipo es de cuero. Los guantes y las botas también necesitarán de tu atención, así podrás seguir utilizando tu equipamiento libre de suciedad.

Deja tu casco como nuevo

Y por último, pero no por ello menos importante, está tu casco. Un viaje de muchos kilómetros le pasará factura. Y no solo por fuera, sino también por dentro. Sobre todo si durante el viaje hemos pasado calor y hemos sudado con él puesto. Al volver a casa es un buen momento para limpiar y lavar tu casco a conciencia, quitarle impurezas y dejarlo como nuevo. Así lo tendrás listo y preparado para seguir usándolo en tu día a día.

Relacionados

Te puede interesar

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #117: La Moto, la solución

En el 117 la Moto es la Solución. Te enseñamos sus beneficios y tras probar la Peugeot Metropolis nos preguntamos: ¿Qué es mejor, 3 o 2? Pero sois vosotros los que nos contáis por qué habéis elegido un Scooter en “Tu opinión cuenta”. Y nos ponemos el casco, un HJC RPHA 11, para probar la precisión de la KTM Duke 890 R y la deportividad de la Ducati Panigale V2, con la que no sé si podríamos haber hecho la RodiBook 2020. Lifestyle, El niño de la curva, MotoSpirit... ¿Depósito lleno? ¡Arrancamos!