Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano

Un scooter compacto, dedicado al tráfico urbano, pero tan ágil y con un motor lo bastante potente como para merecer el apellido Sport: el Keeway Vieste 300.

Josep Armengol
Lluís Llurba
15/12/2021
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Josep Armengol
Lluís Llurba

15/12/2021


ASPECTOS POSITIVOS

Equipamiento y precio
Motor: aceleración y suavidad
Comportamiento

ASPECTOS NEGATIVOS

Hueco poco profundo
Escasa protección del viento

Cilindrada

274cc

Motor

1 cil. EFI DOHC

Potencia

23 CV a 7500 rpm

Peso

147kg

Carnet

A2

Precio

3499 €

Ver ficha técnica completa

Con un peso inferior a 150 kg, un motor de 23 CV, y un diseño tan compacto como lo ves en las fotos, está claro que el Keeway Vieste 300 es un scooter ágil y rápido. Sus prestaciones permitirán desplazamientos en el extra-radio y más allá, pero es en el ambiente urbano donde se siente un auténtico scooter Sport.

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano

Keeway Vieste 300

El Keeway Vieste era originalmente un scooter 125 y de ahí sus contenidas dimensiones. Pero sus ruedas de 13 pulgadas delante y detrás, y su rígido chasis tubular, permitían y animaron a desarrollar esta versión "300". Si nos fijamos en su motor las formas nos resultarán familiares y es que no es otro, en su base, que aquél popular Leader-Quasar de Piaggio que se estrenó si recordamos bien en el X9 250. Un motor que resultó ser súper fiable (sabemos de X9 que superaron los 100.000 kilómetros) y con un funcionamiento suave y enérgico, más aún en esta versión ligeramente aumentada de 249 a 274 cc (que llegó cuando empezó la "moda" de los scooter 300). Con sus cuatro válvulas e inyección rinde 23 CV a 7500 rpm con un par motor de 22,54 Nm.

Si este motor era satisfactorio moviendo un scooter tan grande como el X9 o el Gilera Nexus, imagina con qué ganas mueve este compacto Vieste. Este modelo, cuyo nombre procede de una población costera del Mar Adriático, nos recuerda un poco ya que estamos mirando atrás al deportivo Gilera Runner, un "mito urbano" sobre todo en sus primeras versiones con motores de dos tiempos, que eran demonios entre semáforos...

Keeway ha sabido combinar un chasis rígido con este motor, suave y potente, y un equipamiento notable que incluye hasta puños calefactables de serie (sí). Las ruedas no son desmesuradas, al contrario con unos relativamente discretos (para lo que se lleva) 110/70-13'' delante y 130/70-13'' trasero, pero como hemos repetido algunas veces preferimos la goma justa que un exceso estético: el scooter, o la moto (incluso el coche), será más ágil y más noble.

Lógicamente lleva frenos de disco en las dos ruedas (uno de 240 mm delante) con ABS y las suspensiones están acertadamente taradas tirando a rígidas: así se evitan topes (los scooter tienen poco recorrido, y los baches son cada día más profundos) pero además así se obtiene aún más agilidad. Eso y sus contenidos 147 kg en marcha, además de los buenos 23 CV del motor, son un combinado perfecto para ser el rey de la ciudad. 

Ágil y rapido

Y así es en la práctica, además con pocas cosas en contra: el asiento no es muy alto (770 mm) pero sobre todo al ser tan estrecho serán pocos, y pocas, quienes no lleguen bien al suelo y se sientan seguros buscando la primera línea del semáforo a baja velocidad. No llega a dos metros de largo (1385 mm entre ejes) y gira muchísimo, así que te mueves como quieras.

El motor engaña porque acelera suavemente, pero en cuanto te descuidas estás a velocidad "criminal" dentro del ámbito urbano. En circunvalaciones o vías rápidas, alcanza fácilmente 120 km/h indicados y llegamos a ver casi 140, un desarrollo algo corto pero ideal para su uso: sin pantalla, a partir de 100-110 km/h el aire ya se hace molesto. Otra pega práctica es el hueco bajo el asiento: es amplio pero muy poco profundo (por el motor 300 que va debajo supongo), y no cabe un casco integral.

Es lo que tiene ser Sport, que penaliza en algunos temas prácticos, aunque destaca el equipamiento con los puños citados, luces LED o la guantera con toma de carga (muy bien pensada, con "pestaña" para evitar perder lo que llevemos). Además indicador de temperatura ambiente además de la del motor, y algo que deberían llevar todas las motos y scooter: avisador de presión baja en neumáticos. Ah, y la llave electrónica, muy práctica. El depósito de gasolina (de 11,5 buenos litros) va montado central, eso y el chasis tubular explican la ausencia de plataforma plana: compromisos de un scooter Sport, como el del hueco.

El Keeway Vieste nos ha dejado muy buen sabor de boca por su funcionamiento y equipamiento, y el precio es muy bueno también: desde 3499 euros, en colores blanco, negro o azul.

La moto al detalle...

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Motor

Este motor te sonará si llevas suficiente tiempo aficionado a las motos y scooter: originalmente fue el Piaggio 250, uno de los mejores.

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Puños calentables

Sí, no tenemos mucha protección del viento, pero las manos no pasarán frío gracias a estos puños ¡de serie!

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Pantalla mixta

Buena combinación de indicadores de aguja (un poco raro el cuentavueltas "al revés" como en algunos coches) y mucha información digital.

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Hueco justito

No es pequeño, pero fíjate en su profundidad: no cabe un casco ni de lejos... Regalaban en promoción un baúl durante un tiempo.

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Pata de cabra

Los detalles de equipamiento abundan, desde los puños, llave no presencial, avisadores de presión o éste, la pata de cabra de serie (además del caballete).

Galería de fotos

Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano
Prueba Keeway Vieste 300: scooter Sport urbano

Josep Armengol

Josep Armengol

Apasionado de las motos, los aviones y la tecnología, llevo más de 30 años viviendo "desde dentro" la información del mundo del motor en los mejores medios: ahora, en Moto1Pro.

Relacionados

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #133: Las motos del 2022 y del futuro

En el número 133 de Moto1Pro os contamos cuáles son las principales novedades para 2022. Este mes nos subimos a la Suzuki GSX-S 950 para descubrir sus múltiples caras y volamos hasta el archipiélago canario para probar la MacBor Eight Mile 500. Os contamos nuestras primeras impresiones sobre los neumáticos Continental RoadAttack 4 y, además, os presentamos a alguien que dará mucho que hablar: el Hidrógeno ¿en qué motos se usará? Kawasaki y Yamaha ya trabajan en este tipo de propulsión. ¿Quieres saber más? Pues mete 1ª que ¡Arrancamos!