Curso moto circuito

6 razones para hacer un curso de conducción en circuito con tu moto

Rodar en circuito te da la oportunidad de mejorar tu conducción con la máxima seguridad, a conocer tu moto y a ser un piloto más seguro cuando circules por carretera.

Curso moto circuito
R. Ruiz
Moto1Pro

16/02/2021


“Los circuitos son para los pilotos”, piensan algunos. Pero nada más lejos de la realidad. Los circuitos son para todos, desde los que disputan un campeonato de mundo hasta cualquier motorista que quiera usarlo para disfrutar de su moto. Y si quieres mejorar tu conducción en carretera, no hay nada mejor que un curso de conducción en moto en circuito. Y te vamos a explicar por qué.

Que la palabra “circuito” no te imponga lo más mínimo. Un circuito puede ser un lugar para correr, si lo que queremos es correr, pero también un lugar para aprender, si lo que queremos es aprender. En un curso de conducción en moto vas a aprender técnicas de conducción que te van a valer para tu día a día, y por eso es altamente recomendable que hagas el curso con tu moto, ya que así la conocerás mejor y disfrutarás mucho más de ella cuando en carretera pongas en práctica lo aprendido en un circuito.

Recuerda que cualquier moto es válida para hacer un curso de conducción en circuito, ni necesitas una deportiva ni que sea último modelo. La moto que necesitas es la tuya. Pero recuerda que sí deberás ir debidamente equipado. Con un buen casco, unos buenos guantes, botas y, si es posible, con un mono de cuero, aunque en muchos casos se permite cordura si ambas piezas pueden ser fijadas entre sí.

Hay muchas ofertas para realizar cursos de conducción en moto en circuito, verás que no tendrás más que buscar un poco para encontrar alguna que se ajuste a tus fechas y presupuesto. Una vez que lo tengas todo listo te adjudicarán un nivel de conducción para que el aprendizaje se ajuste a tus necesidades, y verás cómo las razones que te damos a continuación justifican de sobra invertir en hacer un curso de conducción con tu moto.

 

Curso moto circuito

1. Pasarás de la teoría a la práctica

Un curso de conducción en moto en circuito lo comenzarás con una charla técnica sobre cómo es conducir una moto. Dicho así te va a sonar absurdo porque tú ya tienes moto y ya sabes cómo se conduce una moto, pero lo más probable es que den unas cuantas claves que te vendrán bien. Las típicas cosas que creemos que sabemos pero que hasta que no te las explica un monitor experto no las vemos claras. Como por ejemplo, la utilidad del freno trasero.

Toda esa teoría que tienes en tu cabeza y que te explicarán antes de empezar a rodar la pondrás en práctica en cuanto te subas a la moto. Y no solo eso, sino que cada vez que termines una tanda tu monitor seguirá explicándote cosas en el box para que tú, cuando vuelvas a salir a la pista, pases de la teoría a la práctica sabiendo por qué conviene hacer esto u lo otro en un determinado momento. Y sí, muchas veces todos conocemos la teoría, pero hasta que no pruebas tu moto en un circuito no nos atrevemos a ponerla en práctica para así comprobar lo útil que es realmente.

2. Conocerás tu moto

Cuando hagas un curso de conducción en circuito es muy importante hacerlo con tu moto, al menos si tu objetivo es aprender a disfrutarla al 100%. Otra cosa es que te apuntes a tandas de velocidad y uses una moto de circuito, que alquiles o te presten, pero eso ya es otra historia. En este caso aprender a conocer tu propia moto, la que usas en tu día a día, es una de las razones más importantes de hacer un curso de conducción en circuito.

En un curso de conducción vas a poder comprobar que tu moto frena mucho más de lo que tú pensabas, que inclina mucho más y que la puedes disfrutar mucho más. Aquí, al estar rodeados de medidas de seguridad, vas a poner a prueba tu moto hasta límites a los que no habías llegado en carretera abierta. Y ojo, no haberlo hecho antes es signo de sensatez y prudencia, no de piloto inexperto. Así que aprovecha para conocer tu moto y así, cuando salgas por carretera con ella, la disfrutarás con mucha más seguridad y le sacarás un mayor partido.

Curso moto circuito

3. Aprenderás a trazar correctamente

Un día de circuito es una buena oportunidad para aprender a trazar correctamente. En un curso no vas a ir a tu aire, sino que un monitor se encargará de tu aprendizaje y tu progresión. Algunas veces le seguirás para aprender la mejor trazada, aprender cómo has de encarar una curva, cuándo abrirte y cuándo llegar al ápice. Cuándo frenar, cuándo soltar los frenos y cuándo inclinar la moto. Y otras veces, será el monitor el que te siga a ti para fijarse en tus errores y hacértelos saber. Así, vuelta tras vuelta, conseguirás ir mejorando tu trazada.

Al fin y al cabo, una curva es una curva, ya sea en un circuito o en una carretera de montaña, por lo que cuando vuelvas a salir por tu carretera favorita el próximo fin de semana notarás que las trazadas de siempre ahora es posible que las veas con otros ojos. Y eso aumentará tu seguridad.

4. Ganarás seguridad en carretera

Todo esto tiene un objetivo final: aumentar tu seguridad en carretera. Por eso es tan importante que hagas el curso de conducción con tu moto. Porque sí, lo aprendido lo podrás poner en práctica con cualquier moto, pero será tu moto la que utilices cuando salgas a dar una vuelta el próximo fin de semana.

Vas a aprender a controlar mucho mejor tu moto. A moverla y a moverte sobre ella. A manejar sus pesos y sus inercias, a saber cuánto llega a frenar en realidad y cómo reaccionan las suspensiones cuando aceleramos y frenamos a fondo. Cómo pisa la rueda delantera y cuánto y cómo inclina. Y además, a trazar correctamente para que ninguna curva suponga un problema y no te salgas nunca de tu carril.

Curso moto circuito

5. Disfrutarás con seguridad

Un circuito reúne todas las medidas de seguridad que podemos necesitar para disfrutar a fondo de nuestra moto. En un buen circuito el agarre del asfalto está garantizado, por lo que no tendremos problemas de grip. No habrá baches, no habrá grietas, no habrá pintura ni líneas de alquitrán que nos puedan hacer resbalar… Es decir, no tendrás que preocuparte por aquello que pisan tus ruedas.

Por otro lado, todo el trazado cuenta con escapatorias de seguridad para que, si algo sale sale mal y has de salir de la pista, no encuentres ningún obstáculo en tu camino y puedas detenerte sin mayor percance. Y aunque es poco probable que llegues a límites que puedan provocar una caída, si eso ocurre irás perfectamente equipado, no habrá nada contra lo que puedas impactar y habrá todo un equipo de emergencia vigilándote para ayudarte en caso de necesidad. Ambulancias incluidas.

6. Harás nuevos amigos con una pasión en común

Y cómo no, un curso de conducción en moto es el lugar perfecto para hacer nuevos amigos. Tendrás compañeros de grupo con los que irás intimando tanda tras tanda, compartiendo consejos y anécdotas, y entre los que a buen seguro saldrá algún nuevo amigo con el que compartir algunos kilómetros en tu próxima ruta de fin de semana.

Si te gusta la experiencia, que seguro que sí, verás que hay grupos de amigos que cada cierto tiempo se apuntan a hacer algún curso de conducción. Así podrás refrescar todo lo adquirido, conocer otros circuitos, otros monitores con los que aprender algo nuevo y prolongar esa amistad sobre ruedas en la que compartís una pasión común.

R.Ruiz

R.Ruiz

Comencé sobre dos ruedas en una Bultaco Chispa y antes de terminar la carrera de periodismo ya trabajaba en una revista especializada, donde me formé y empecé a escribir de motos. Formo parte del equipo de Moto1Pro desde hace casi 10 años y procuro aportar todo lo posible desde mi “joven” experiencia.

Número #129: Vuelta al cole en moto

En el número 129 de Moto1Pro volvemos al cole. No solo te damos consejos para conducir con menores sino que te enseñamos cuáles son las mejores motos y scooter para hacerlo con y sin carnet. Te contamos qué dice la ley sobre menores en moto tanto en España como en UE y te revelamos todo lo que debéis saber sobre el equipamiento para niños. Además, probamos la KTM RC 390 2022 y la Yamaha Tracer 9 y nos damos una vuelta por la Rodibook 2021 ¿Quieres más? Mete 1ª que ¡Arrancamos!