Antirrobos de moto

Cómo evitar que te roben la moto

Los robos de motos son más comunes de lo que quisiéramos. A veces ni todos los antirrobos del mundo juntos son suficientes para evitar que te roben la moto. Toma buena nota de estas estrategias para tenerla siempre a salvo.

Autor:
Roberto Ruiz / Moto1Pro
Foto:
Moto1Pro
Publicado el 16/08/2019
Antirrobos de moto

Que no te roben la moto. Por desgracia, los amigos de lo ajeno están por todos lados y nuestra moto se convierte muchas veces en un irresistible objeto de deseo para ellos. Como sabes, el mercado ofrece un amplio abanico de posibilidades con diferentes tipos de sistemas antirrobo, pero muchas veces la manera de utilizarlos, o las precauciones a la hora de dejar la moto aparcada, son las estrategias más útiles para ponérselo aún más difícil a nuestros enemigos los ladrones.

Bloquea, que no se mueva

Es un poco de Perogrullo, pero si quieres que no se lleven tu moto lo primero que has de hacer es conseguir que no se mueva. Para empezar, todas las motos cuentan con un bloqueo de dirección con el que dejar la dirección fija hacia un lado y así impedir que la moto se mueva en línea recta. Hazlo, no te cuesta nada.

Los antirrobos convencionales tienen esta misma función, generalmente bloqueando una de las ruedas y así impedir que gire. Ya sean de disco de freno, de horquilla o de cualquier otro tipo equipar tu moto con un buen antirrobo es básico. Utilízalos aunque vayas a dejar la moto sólo unos minutos, no seas perezoso, que los oportunistas están por todos lados.

Y lo más importante: bloquear la moto incluso con el mejor antirrobo nunca es suficiente si no la aseguras a un punto fijo. La mayoría de los ladrones no se complican en abrir un candado en medio de la calle, sino que se limitan a coger la moto en brazos, subirla a una furgoneta y, ya en casa tranquilamente, forzar o cortar el antirrobo que hayas utilizado. Por eso es fundamental aferrar tu moto a cualquier cosa que no se mueva: farolas, señales de tráfico, vallas, columnas, paredes… lo que sea, todo vale con tal de impedir que entre varios se puedan llevar tu moto en volandas, porque por mucho que creas que pesa tu moto… sólo es cuestión de llamar a más gente para conseguir separarla del suelo. Algunas marcas incluyen en su catálogo de antirrobos fijaciones que se anclan al suelo o a la pared para así fijar la moto, tenlo en cuenta aunque sea para el garaje de tu casa.

Antirrobos de moto

Aparcando en la calle

Ya sea en tu día a día o de viaje, busca siempre un sitio bien iluminado y lo más transitado posible para aparcar tu moto. No optes por callejones oscuros y vacíos pensando que allí tu moto la verá menos gente, precisamente por eso se lo estarás poniendo más fácil a los ladrones. Cuanto más ojos tenga encima mejor, y más aún si tu moto está rodeada de otras motos.

Si en la calle aparcas junto a la moto de algún amigo, algo muy común si estás de viaje con otras motos, aprovechad para dejarlas unidas con algún antirrobo. Dos motos juntas son mucho más difíciles de mover que una en solitario y cada moto hará de lastre de la otra. Recuerda, cuanta más compañía tenga tu moto mejor, y más aún si os ayudáis unos a otros.

Cuando vamos de viaje muchas veces nos vemos obligados a dejar la moto en sitios desconocidos y no todos los hoteles tienen parking propio. En ese caso pregunta en el hotel si disponen de cámaras de seguridad para así dejar la moto vigilada de algún modo, y si no a veces la mejor habitación es la más cercana a donde esté tu moto, ahí es cuando una alarma sonora cobrará mucho sentido. Depende de a dónde viajes y de qué categoría sea el hotel, pero hay sitios hasta donde te dejan meter la moto en el hotel, no es tan descabellado.

Aparcando en casa

Como es habitual, el momento de mayor riesgo de robo es por la noche ya que es cuando menos testigos hay por la calle, pero lo normal es que en ese momento la moto la tengamos en casa. Si la tienes que dejar en la calle procura siempre dejarla unida a algún objeto que esté anclado al suelo como te decíamos al comienzo, pero aún así plantéate la posibilidad de buscarte una plaza de garaje.

Si tienes garaje propio tampoco vale con dejar la moto de cualquier modo. Ahí, en tu terreno, es donde mejor puedes acondicionar la zona para asegurar la moto. Si no tienes una columna, que sería lo mejor, siempre puedes instalar un anclaje en el suelo o alguna pared. Además, lo ideal es complicar el acceso a la moto. Es decir, si tienes otros vehículos puedes convertirlos en obstáculos para bloquear la moto, como puede ser aparcando el coche de tal manera que haga de barrera. Cuanto más difícil se lo pongas a los cacos más posibilidades hay de que se vayan a buscar otra víctima.

Y eso sí, para curarte en salud, si tienes una moto muy suculenta es mejor que tengas cuidado con quién compartes tu información privada, como direcciones y demás.

Si todo lo anterior falla

Con todas estas precauciones es difícil que te roben la moto, pero aún así hay veces en lo que todo falla y los malos se salen con la suya, no como en las películas. Cuando esto ocurre ya no puedes hacer nada, salvo lamentarte y esperar que de pronto tu moto aparezca por algún lado.

Llegado ese momento sólo hay tres cosas que te pueden aliviar la pena. Una, tener un seguro con cobertura de robo, que hace unos años no, pero ahora son más fáciles y económicos de adquirir. Dos, que hayas sido previsor y hayas marcado tu moto de alguna manera para poder demostrar que es tuya. Los ladrones muchas veces eliminan el número de chasis, pero si tú haces una marca en el bastidor y la fotografías siempre te podrá servir como prueba para demostrar que te pertenece. Y tres, que optes por un localizador GPS. No impide el robo y no son especialmente baratos, pero cada vez están más de moda los dispositivos que una vez robada la moto te permiten localizar su paradero.

Relacionados

Te puede interesar

Texto:

Roberto Ruiz / Moto1Pro

Fotos:

Moto1Pro

Publicado el 16/08/2019

Lo más visto

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #105: ¡Nueva Yamaha YZF R1 2020!

En este nuevo número de Moto1pro probamos las nuevas Yamaha YZF R1, Harley-Davidson Low Rider S y BMW R 1250 RS. Además analizamos los cambios que ha tenido la BMW F 650 GS hasta convertirse 10 años después en la BMW F 750 GS y asistimos a los BMW Motorrad Days y a la Rodibook Offroad. Además os presentamos una serie de chaquetas de moto en nuestra sección de Lifestyle, analizamos la historia del motociclismo suizo y, para finalizar, probamos la KTM Freeride 250 F en nuestra sección Offroad.