Moto1pro
Probamos la BMW R 1300 GS en el PuntAPunta de Santander a Salou

Probamos la BMW R 1300 GS en el PuntAPunta de Santander a Salou

Tras hacerme la XI edición del Punta a Punta BMW en la nueva R 1300 GS, que tenía muchas ganas de probar, creo que puedo dar una opinión clara tras 2200 km con ella.

Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion Moto1pro
Mariano Urdín
Autor Foto
BMW
Fecha01/06/2024
Probamos la BMW R 1300 GS en el PuntAPunta de Santander a Salou
Facebook
Twitter
Whatsapp
Redaccion Moto1pro
Mariano Urdín
Autor foto
BMW

Fecha01/06/2024


Aunque he viajado mucho en moto y seguro que tengo más de un millón de kilómetros sobre mis curtidas posaderas, nunca me he considerado un viajero empedernido. Soy un motorista más amante de la sensación de pilotar que de viajar, aunque últimamente, de la mano de BMW, me he hecho un par de buenos viajes: uno con la F 900 GS por el sur y desierto de Marruecos y este otro, por el norte de mi querida península Ibérica, verdaderamente gratificantes y divertidos.

Con la BMW R 1300 GS en el PuntAPunta: de Santander a Salou

¿Qué es el Punta a Punta de BMW Motorrad?

Seguro que casi todos vosotros, queridos lectores, habréis oído hablar de él, y los más ruteros lo conocéis sobradamente. BMW, como marca de motocicletas con fuerte arraigo viajero, después de organizar sus concentraciones nacionales y múltiples actividades turísticas para clientes, usuarios y amigos, se propuso organizar un evento que se saliera de lo habitual, y así nació el “PuntApunta”.

Participé en la primera edición, en mayo del 2014, en un recorrido que cruzó la península de este a oeste, uniendo las ciudades de Alicante con Estoril en un viaje de unos 1200 kilómetros en tres etapas por carreteras de segundo orden en su mayoría y un 20 por ciento por pistas sencillas no asfaltadas que nos brindaban espectaculares paisajes. Mi moto en aquella ocasión, fue precisamente una GS...

Mi segunda participación data en el 2017, esta vez a lomos de una R 1200 RT, fue mi despedida de ese modelo, pues ya estaba a punto de salir (en febrero del año siguiente) la nueva 1250 RT, con el nuevo propulsor de refrigeración mixta aire/liquido. Los 1200 kilómetros de rigor unían en esa edición el norte y el sur: Santander con Estepona.

La de este año es mi tercera participación y el undécimo “Punta a punta” de BMW, que vuelve a salir desde la capital de Cantabria, para terminar esta vez en el mar Mediterráneo, en la localidad de Salou. Como curiosidades deciros que se llenaron las setecientas plazas de motos que se admiten en el evento, en menos de 24 horas desde que se anunció. El precio de la inscripción no se ha disparado en absoluto, 150 euros costaba en la primera edición y 190 en ésta, con muchas mejoras en la organización, con un completo servicio de asistencia médica, furgón de asistencia técnica, servicio de reparación y montaje de neumáticos, rutómetros digitales y road-book en papel, pack de bienvenida con camiseta del evento y toda la información logística, carné de ruta para sellar en los pasos secretos, picnic a media jornada…

Los participantes han superado los 850, contando los pasajeros/as. Entre los inscritos hay 10 compañeros que han estado presentes en todas las ediciones; 181 que han estado en 5 ediciones y 161 que para ellos esta ha sido su primera vez. Ha habido participantes de diez nacionalidades distintas, alemanes, argentinos, búlgaros, de Cabo Verde, españoles, franceses, italianos, noruegos, portugueses e ingleses. El conductor más joven tenía 24 años y el más veterano 80 años.

Como es norma en todas las ediciones, la ruta ha estado extraordinariamente cuidada y diseñada, la primera etapa Santander-Logroño, con 361 km, con un principio espectacular, subiendo y bajando valles por la cordillera cantábrica, con paisajes tan verdes que hacían daño a la vista, ríos torrenciales, saltos de agua, por carreteras de tercer orden super-viradas. El tiempo típico del norte, a ratos llovía, a ratos se secaba, pero el traje de agua siempre puesto. Salimos sobre las 9:00 y llevábamos tres horas subiendo y bajando montañas a poca velocidad, pero a buen ritmo, y en una parada saqué mi móvil para ver dóde estábamos… ¡nos habíamos alejado solo 70 km de Santander, nos quedaba la torta para Logroño! Llegamos a las seis de la tarde a la plaza del ayuntamiento de la capital riojana, donde estaba el parque cerrado y había que sellar nuestro carné de ruta.

Al día siguiente madrugamos más, nuestro destino era el precioso pueblo de Aínsa, en pleno pirineo oscense. El día amaneció perfecto, buena temperatura y cielo azul con algunas nubes, por delante 349 km de curvas constantes. Subimos un poco hacia Pamplona, todo por carreteras de segundo, tercer y cuarto orden… bordeamos Tafalla, Jaca y Sabiñanigo, todo por carreterucas interiores y llegamos a Aínsa sobre las cinco y media. ¡Día espectacular!

La última jornada fue el sábado 18 y nuestro destino era la veraniega población tarraconense de Salou, en plena Costa Daurada, de la que nos separaban 382 km. Esta última jornada nos la tomamos con un poquito más de relax y al ser fin de semana nos encontramos bastante más de tráfico, sobre todo en las vías de conexión por carreteras nacionales. Bajamos hacia Barbastro, Monzón, Binefar, Caspe, Flix (ya en la provincia de Tarragona) y de ahí hasta Cambrils y Salou, bordeando la Reserva Natural de Llabería.

Esta undécima edición ha resultado todo un éxito, sin ningún incidente reseñable, ninguna queja y ningún contratiempo. Todo el equipo organizativo y los dispositivos de emergencia contratados, afortunadamente no tuvieron trabajo, solo se limitaron a acompañarnos y nosotros tener la tranquilidad de que estaban ahí, por si hacían falta. Sin ninguna duda, el “Punta a Punta de BMW Motorrad España” se ha ganado por derecho propio el convertirse en una referencia de los viajes en moto. Itinerarios espectaculares, muy bien planificados, ambiente sensacional y una organización que cuida con esmero todos los detalles. Si puedes y llegas a tiempo de inscribirte, ¡no te pierdas el duodécimo!

Cómo va la nueva BMW R 1300 GS en ruta

Qué mejor ocasión que el Punta a Punta para aprovechar y pedir que me prestaran la nueva R1300 GS para darme el gusto de probarla a fondo y de paso contártelo... Evidentemente ya no es una novedad, ya hemos publicado su presentación estática y la prueba realizada por mi buen compañero Alfredo Partida, que me he releído otra vez, y después de los más de 2000 km que me he recorrido con ella, estoy muy de acuerdo en prácticamente todas sus apreciaciones.

Recogí la moto en las instalaciones de BMW en Madrid, mi amigo José Ramón de BMW España se encargó de explicarme los muchos pormenores y accesorios de mi moto, pues se trata de la opción 719 Tramuntana. Me enseñó cómo navegar por los diferentes menús con los mandos de las piñas (no es una tarea fácil de entrada), todos los accesorios que lleva y todas las peculiaridades que incorpora. Como por ejemplo cuando las suspensiones electrónicas reducen su altura, para facilitar el manejo a los menos altos, cuando bajas de 30 km/h de velocidad y te permite llegar con más facilidad al suelo a la hora de echar pie a tierra (ya no tengo que ir buscando los bordillos de las aceras). O cuando vas a subir la moto en el caballete, al tocar las patas en el suelo, las suspensiones se estiran y elevan la moto, con lo cual tienes que hacer mucho menos esfuerzo para subirla.

Me hice un Madrid-Santander pasando por el puerto del Escudo, luego los tres días del Punta a Punta y después Salou-Madrid, por todo tipo de carreteras, encontrando todo tipo de circunstancias y todo ello combinado entre sí. He rodado muchos kilómetros por autovía, carreteras nacionales, comarcales, locales rurales… Se han alternado las nubes con el sol, la lluvia copiosa con la lluvia fina, el suelo seco con el mojado y asfaltos y firmes de todo tipo, hasta ese en las carreteras comarcales, abandonadas de la mano de Dios, parcheadas penosamente con cien tipos de asfaltos y gravillas diferentes. Pues bien, en todas ellas me he sentido realmente confortable, muy cómodo y seguro a los mandos de esta nueva BMW R 1300 GS. Noto de verdad su mejora en manejabilidad con respecto a su antecesora, gracias la diferencia de peso, sus geometrías, su motor y su respuesta a cualquier régimen.

En el Punta a Punta, rodábamos juntos un pequeño grupo de periodistas invitados y mientras veía a algunos de mis compañeros sufrir en los tramos más rotos y virados con otros modelos más “asfálticos” de la firma germana, mi nueva GS volaba sobre las crestas de los baches, tragándose todo lo que encontraba en su camino sin el más mínimo aspaviento. Probé todos los modos de conducción y sin duda el más equilibrado para todo uso es el Road, con unos tarados de las suspensiones electrónicas para mí perfectos y una respuesta del motor consistente y al mismo tiempo perfectamente dosificable. De frenos, manejabilidad y estabilidad, no puedo poner ni una pega, teniendo en cuenta las dimensiones y el peso de mi moto con las tres maletas cargadas.

Para viajar es una gran rutera. En los tramos de autovía, harto de ir tan pendiente con los “fatídicos redares que trabajan por nuestra seguridad”, los hice en su mayoría buscando un “perro guía” que me conviniera. Esto es, busco un coche/moto que veo que conduce bien y va atento a todas las indicaciones y circunstancias, conecto el control de crucero a una velocidad determinada (no te voy a decir cuál) y me pongo detrás... El radar y la electrónica se encargan de mantener esa distancia constante, de cortar gas y acelerar cuando hace falta, y yo voy más relajado que un “san Luis” disfrutando del entorno y del paisaje.

Como recordatorio de la triunfal gama GS, la primera nació en 1980 (la R 80 GS), derivada de las motos de carretera de los años 70 y de los prototipos de enduro de la marca que participaron en los Seis Días Internacionales de Enduro. Fue una idea y preparación del técnico/piloto Herbert Schek, trabajador de BMW y al que debería la marca alemana hacer un monumento en su sede central de Berlín. Él fue el principal creador de un ícono que lleva más de cuatro décadas evolucionando y triunfando en todos los mercados y conquistando el corazón de miles de aficionados.

Además de nuestra prueba, también he visto algunos videos y leído otras opiniones respecto a la BMW R 1300 GS y me sorprende que algunos que se consideran muy “puristas” están convencidos que esta no es una “auténtica GS”, que ha perdido la esencia y el espíritu del modelo. Yo les pregunto ¿por qué? La han diseñado y creado en Alemania, por la misma fábrica desde la primera unidad de GS hasta su última evolución y han decidido denominarla así... ¿quién es nadie para decir si es o no es una auténtica GS? ¿O que un determinado modelo tiene que mantener sus defectos para considerarse “puro”?

Si quieres saber mi sincera opinión, no me cabe ninguna duda que esta nueva evolución es una genuina y auténtica GS y te voy a decir más, estoy absolutamente seguro que la 1300 es la mejor GS de la historia... ¡Por el momento!