Moto1pro
Moto de ensueño: Honda NC431V, cóctel total

Moto de ensueño: Honda NC431V, cóctel total

¿Qué puede superar a una Honda NS400R? ¡Una montura con el motor de la 2T y la parte ciclo de la VFR400R y carrocería NSR!

Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
eBay
Fecha27/04/2022
Moto de ensueño: Honda NC431V, cóctel total
Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
eBay

fecha27/04/2022


¿Sabes cuál es la moto más especial del mundo? La tuya, con ella disfrutarás y hasta sufrirás cuando tengas un percance, sea una estúpida caída en parado o un robo (¡no lo quiera Dios!). La sensación que se siente cuando te han robado la moto es indescriptible. Se trata de una de esas experiencias que hay que vivir (sufrir) para hacerse una idea de lo que duele.

Si bien casi todas las motos tienen algo de especial, sobre todo la de uno, también es verdad que hay algunos modelos que han entrado en la historia del motociclismo. Uno de ellos es la Honda NS400R, que la marca japonesa fabricó desde 1985 hasta 1987. Esta moto hoy sería imposible de producir porque pertenece a otra época, en la que si alguien hubiese dicho Euro5, el interlocutor habría pensado que se trataba del nombre del próximo grupo que iba a participar en el Festival de Eurovisión.

Moto de ensueño: Honda NC431V, cóctel total

Honda NC431V

Es sabido que el gran Soichiro Honda detestaba los motores de 2T, a los que consideraba simples frente a la complejidad y poesía de un propulsor de 4T y creo que Pops Yoshimura compartía esa opinión. Lo único que puedo decir al respecto es que estar al lado de una 125 de GP mientras la calentaban ponía a prueba el amor que uno tiene a los motores de agujeros

Freddie Spencer hizo historia con la NS500, una V3 de 2T, capaz de rendir 120 CV a 11.000 rpm, con la que ganó el Mundial de 500 en 1983. Una temporada inolvidable por la pelea entre Fast Freddie (Honda) y King Kenny Roberts (Yamaha). Un duelo que recordaba al vivido entre Giacomo Agostini y Mike Hailwood en 1967.

En 1985 el gigante japonés presentó la NS400R de calle, que casi podríamos decir que era una moto de carreras con matrícula. Montaba un motor V3 de 2T y 387 cc, capaz de entregar 72 CV a 9400 rpm. El conjunto se completaba con tres carburadores de compuerta plana y un cambio de seis relaciones. No faltaba un sistema antihundimiento en la horquilla (popular en aquella época), que Honda denominaba TRAC y un amortiguador con sistema Pro-Link (otra denominación muy de la casa). La moto era un réplica de la obra de arte con ruedas que Fast Freddie había pilotado para convertirse con 21 años en el piloto más joven en ganar el Mundial de 500 hasta la fecha.

Por su parte, la Honda VFR400R (NC30) apareció en 1989, utilizaba un propulsor V4 de 4T con 16 válvulas y 399 cc. La mini RC30 alcanzaba una potencia de 59 CV a 12.500 rpm. Para mantener las cosas bajo control el chasis era un doble viga de aluminio. ¿Te imaginas tener en tu garaje una de estas dos joyas? Einstein decía que la estupidez humana era infinita pero quizá también lo es la imaginación. Así que a una mente calenturienta se le ocurrió hacer una NC431V utilizando el motor del modelo de 2T y el chasis de la 4T. La guinda del pastel la pone una carrocería de NSR. El creador de esta montura fue la compañía japonesa Auto Staff Suehiro. En la nomenclatura NC431V el 4 se refería a la cilindrada, el 3 al número de cilindros y el 1 al basculante monobrazo... La moto viene pintada con los colores de Repsol, pese a que Freddie nunca gozó del patrocinio de la petrolera española, aunque sí Doohan y Crivillé, quienes también corrieron en el Mundial defendiendo los colores de Honda con las temperamentales NSR500.

La unidad que ves aquí está a la venta en eBay, aunque hay muy poca información sobre ella. Lo que te podemos decir es que se encuentra en Francia, se supone que es la número 1 de 17 y solo ha recorrido unos 1600 km. El dueño pide 37.300 euros, si te animas, tienes más información aquí.

Ildefonso García

Ildefonso García

Moto1pro
Ildefonso García

Ildefonso García

Tras estudiar periodismo e inglés, en los 80 me publicaron una entrevista con Kenny Roberts y desde entonces estoy en este mundo. Dispuesto a aprender hasta la caída de la bandera ajedrezada.