Moto1pro
Moto de ensueño: Una Honda GL500 Silver Wing deportiva

Moto de ensueño: Una Honda GL500 Silver Wing deportiva

La compañía neerlandesa de preparaciones Ironwood Motorcycles ha realizado este espectacular proyecto basado en una Honda GL500 Silver Wing.

Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
returnofthecaferacers.com
Fecha28/06/2022
Moto de ensueño: Una Honda GL500 Silver Wing deportiva
Ildefonso García
Ildefonso García
Foto
returnofthecaferacers.com

fecha28/06/2022


Las Honda CX500/GL500, que llegaron al mercado a finales de los años 70, no fueron muy apreciadas en su época. La proverbial fiabilidad de la marca hizo que estas motos fuesen adoptadas por aquellos que buscaban una herramienta de trabajo, como los mensajeros de algunas ciudades europeas, pero poco más. Con el paso del tiempo, el patito feo se ha convertido en un cisne, al menos a ojos de algunos preparadores.

Ironwood Motorcycles es una reputada compañía neerlandesa de preparaciones que está dirigida por Arjan ven den Boom. “Desde 2012 el 65 por ciento de nuestro trabajo ha sido con bóxer clásicos pero vamos a dejar de dedicarnos a los propulsores alimentados por carburadores”, explicó. Hay que evolucionar y mirar hacia adelante, por ello a partir de ahora Ironwood Motorcycles va a modificar modelos actuales, incluso algunos alimentados por baterías.

Moto de ensueño: Una Honda GL500 Silver Wing deportiva

Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva

Como despedida en su relación con los motores clásicos alimentados por carburadores, Arjan ven den Boom ha creado The Gate Keeper (El Guardián de la Entrada), un trabajo realizado a partir de una Honda GL500 Silver Wing de 1982. Se trataba de un modelo con pretensiones turísticas, derivado de la CX500, que fue presentado en 1981. Para recorrer las carreteras del mundo, venía con carenado, baúl superior y maletas, aunque sus capacidades quedaban algo lejos de la enorme Gold Wing. Curiosamente a nosotros el nombre Silver Wing nos evoca al megascooter que tuvo Honda (en modelos de 600 y 400 cc) en nuestro mercado, pues esta moto nunca nos llegó.

Los colegas de returnofthecaferacers.com han hecho un reportaje sobre esta preparación que, como cuenta Arjan ven den Boom: “Debía ser atrevida, minimalista y agresiva. Queríamos que pareciese como un caza a reacción, atractivo a la vista y con una línea afilada”. El proyecto duró 24 meses, aunque Ironwood Motorcycles también trabajó en otros encargos durante ese tiempo. La zona trasera ha quedado reducida a la mínima expresión, debido en parte gracias al empleo de un monoamortiguador. Esta limpieza de líneas en la zaga (casi parece que el asiento esté flotando en el aire) es una de las señas de identidad de los productos de Ironwood Motorcycles. Por cierto, viendo el mullido (o más bien la ausencia de él) nos duele el trasero solo con mirar el asiento de cuero.

En el tren anterior encontramos una horquilla, rueda y frenos procedentes de una Ducati Monster 1200. La llanta trasera sí que es la famosa Comstar de serie pero está irreconocible debido a que ha sido cubierta por cada lado para darle una imagen lenticular. La preparación aúna dos conceptos enfrentados, de la mitad para adelante es muy maciza, mientras que la zona posterior destaca por ser lo mínimo que se despacha.

Para completar la imagen minimalista se optó por dos minúsculos escapes, mientras que el veterano motor (más de 40 años) se pintó de gris plomo. “La moto no se parece nada al modelo de serie. Ahora frena de maravilla, ha cambiado al montar una rueda de 17 en vez de la de 19 pulgadas con la que salió al mercado. Los escapes hechos a medida suenan bien, mientras que las suspensiones también se han puesto al día”, resumió Arjan ven den Boom.

Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva
Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva
Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva
Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva
Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva
Moto de ensueño: Una Silver Wing 500 deportiva
Ildefonso García

Ildefonso García

Moto1pro
Ildefonso García

Ildefonso García

Tras estudiar periodismo e inglés, en los 80 me publicaron una entrevista con Kenny Roberts y desde entonces estoy en este mundo. Dispuesto a aprender hasta la caída de la bandera ajedrezada.