Yamaha MT 10 SP 2017: prueba y opiniones

Prueba Yamaha MT10 SP: SPectacular

Yamaha presenta la MT 10 SP, la versión más equipada de su hyper naked que incorpora suspensiones electrónicas Öhlins, pantalla TFT a color y unos colores exclusivos que la hacen aun más espectacular.

Autor:
Nacho Arostegui
Foto:
Yamaha
Publicado el 10/03/2017
Yamaha MT 10 SP 2017: prueba y opiniones

ASPECTOS POSITIVOS

Suspensiones electrónicas
Motor
Electrónica

ASPECTOS NEGATIVOS

Precio
Comodidad del pasajero

Hace apenas un año Yamaha presentaba la MT10, una naked de aspecto radical que hereda el motor y la parte ciclo de su hermana deportiva, la R1. Cuando parecía que no podría ofrecer más, la marca japonesa ha dado un paso más allá y se ha sacado un as de la manga al que ha llamado MT10 SP, el arma definitiva para los amantes de las motos naked de altas prestaciones.

La Yamaha MT 10 SP es una moto exclusiva

La Yamaha MT10 SP amplía la gama Master of Torque de Yamaha, compuesta por motos de acceso a todas las cilindradas y carnets, como son la MT125, MT03, MT07, MT09 y MT10. Sin olvidar las Yamaha Tracer 900 y Tracer 700. La MT10 SP eleva al máximo exponente este concepto. Suspensiones electrónicas Öhlins, una pantalla tft a color y unos colores exclusivos, todo heredado de la R1M, son los elementos que incluye esta nueva versión para convertirse en una de las motos mejor equipadas.

Yamaha MT 10 SP

Sobre el papel no parecen muchos cambios, pero una vez en marcha es donde realmente se aprecian. En su día la Yamaha MT10 nos pareció una gran moto, muy equilibrada, con una electrónica que gestiona a la perfección la potencia del motor cp4 de 4 cilindros y configuración crossplane. La versión SP ha sido desarrollada con la base de la MT10 2017, que cuenta ahora con un mapa de motor más lineal, suavizando así la entrega de potencia en todo el régimen, pero rindiendo los mismos 160 CV a 11.500 rpm y los sorprendentes 111 Nm a 9.000 rpm, y digo sorprendentes, no por la cantidad, sino por la calidad. La entrega de potencia es tan suave y progresiva que podrás “jugar” con ella sin tener la sensación de descontrol. El motor de la MT10 es, quizás, uno de los más polivalentes del mercado, mezclando suavidad en conducción tranquila y potencia si se desea.

Yamaha MT 10 SP 2017, prueba y opiniones

Las ayudas electrónicas, las mismas que en la versión básica, también ayudan a que la conducción sea segura y la potencia no llegue a sorprenderte. El ABS y el Control de Tracción funcionan a la perfección, pudiendo desconectarlos si se desease. Incluye también los modos de conducción, que ahora se distinguen por 1, 2 o 3, en lugar de A, STD y B, donde el 1 es el más potente y el 3 el más suave. Por si este despliegue electrónico te pareciese poco, la Yamaha MT10 SP te permite personalizar y configurar en marcha cada modo, pudiendo seleccionar la curva de potencia, interacción del TCS y modo de suspensión deseados, dentro de cada modo.

El cambio semiautomático está presente de serie en la versión SP, un complemento que incorporan cada vez más motos y que no podía faltar en una moto de tales prestaciones.

Suspensiones de competición de la Yamaha MT 10 SP

La diferencia más clara con respecto a la versión normal de la Yamaha MT10 SP es, sin duda, la suspensión electrónica firmada por Óhlins, un componente “pata negra” capaz de adaptarse a las necesidades de usuarios o las condiciones del asfalto. Con los botones de la piña izquierda y la rueda de la derecha, que hereda de la R1M, podremos seleccionar entre varias configuraciones y las suspensiones ajustarán la compresión y el rebote según nuestra elección. El modo A1, el más deportivo, modo A2, para mayor comodidad y M1, M2 y M3, 3 modos manuales que podrás personalizar a tu gusto.

Prueba de la Yamaha MT 10 SP

En la presentación estática pude hablar con el responsable de Óhlins y nos enseñó cómo trabaja en parado la suspensión. Seleccionamos el modo M1 y abrimos todos los parámetros de compresión y rebote de la horquilla y amortiguador. En el modo M2, cerramos todos y me pidió que zarandease la moto para notar cómo trabajaba la suspensión, mientras él cambiaba de un moto a otro. Os puedo asegurar que en cuestión de 2 segundos la moto cambia radicalmente el comportamiento. Gran trabajo sin duda, pero queríamos probarlo en vivo y en directo. Al día siguiente nos esperaban 200 km por delante para comprobarlo.

Yamaha MT10 SP: la Reina de Sudáfrica

Una moto de estas características, sin duda se merece una presentación en un lugar muy especial. Desde que Yamaha nos invitó a Moto1Pro, yo tenía una cruz en el calendario. El día de antes me podían los nervios y, aunque me esperaba un viaje muy largo, sabía que merecería la pena. Yamaha eligió Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para presentar la Hyper naked más equipada jamás fabricada por la marca de Iwata.

Amaneció el día con un sol radiante, 20 grados a las 8 de la mañana que pasarían los 30 al mediodía, un día perfecto para probar la Yamaha MT10 SP por las carreteras de Sudáfrica. Al subirme a ella, la primera impresión es buena, recordando a cuando probé la versión normal, postura erguida, con el cuerpo ligeramente echado hacia delante, estriberas en una posición cómoda, ni muy adelantadas ni muy retrasadas, con un compromiso perfecto entre deportividad y confort. La ponemos en marcha y empezamos a jugar con la electrónica. La pantalla TFT es muy llamativa, a todo color, con más información de la que podrías necesitar. Seleccionamos con los botones de la piña izquierda el modo de conducción 2 y suspensión en modo A2, electrónicas en confort y nos ponemos en marcha. Es sorprendente que una moto con semejante carácter y potencia pueda circular tan suave por ciudad.

El manillar ayuda a las maniobras en parado y permiten tener total control sobre la moto en todo momento, incluso circulando entre el tráfico. Salimos a autopista y comienzo a empalmar marchas con el quicksifter, una verdadera delicia, aunque algo brusco a bajo régimen. Hasta llegar a las primeras curvas, realizamos un largo tramo en el que pudimos probar el control de crucero, un plus si vamos a hacer largos trayectos por autopista o autovía.

Yamaha MT 10 SP, Prueba

A mitad de ruta comenzamos una de las carreteras más espectaculares que he recorrido, con un asfalto nuevo, curvas rápidas y lentas y unas vistas únicas de las llanuras y montañas sudafricanas. Es aquí donde la Yamaha MT10 SP saca todo su potencial, sin duda es una moto que ha nacido para hacer curvas. Paramos en un cruce para seleccionar el modo de conducción 1 y la suspensión en modo A1 para ver de lo que es capaz.

El par motor de esta moto, como os he dicho antes, es una de sus virtudes más poderosas, acelerar sin contemplación con este motor y el sonido de los 4 cilindros es una verdadera pasada. Esto sumado al factor diversión que te da el cambio semiautomático, te hace disfrutar al máximo. Era un vicio salir de las curvas a una rueda y empalmando marchas con el rugido del motor crossplane penetrando en el casco.

En curva el comportamiento es de 10. Ofrece una confianza brutal gracias a los continuos ajustes que realiza la suspensión electrónica. Aunque entres fuerte en una curva y acciones con fuerza sus potentes frenos (pinzas radiales de 4 pistones con doble disco delantero de 320 mm y pinza de 2 pistones con un disco trasero de 220 mm), el embrague asistido antirrebote y, sonbretodo, las suspensiones electrónicas hacen su trabajo y endurecen el tren delantero para evitar que este se hunda, mejorando con creces la eficacia de la frenada. Hasta tal punto es su eficacia, que cuando pregunté al Director del proyecto Yamaha MT, Akinori Hirano, si el sistema de frenado era más potente que la versión básica, me aseguró que “Del sistema de frenos solo cambian las tapas de los pistones del freno, simplemente el trabajo que realiza la suspensión hace que la sensación de frenada sea mayor e incluso el tacto de la maneta de freno sea mejor”, algo que, tras probar ambos modelos, sorprende aún más, pues las diferencias son asombrosas.

Desde luego Yamaha ha hecho un gran trabajo en el desarrollo de la MT10 SP, el comportamiento dinámico ha mejorado, a pesar de ser una moto de por sí eficaz. Me quito el sombrero ante Yamaha, pues no se trata de una R1 a la que le han puesto manillar, sino una moto que hereda gran parte de la tecnología y electrónica de la superdeportiva y que ha sabido adaptarse a una configuración naked, con una estética muy personal, desde luego con carácter y dosis de diversión para dar y tomar.

Yamaha MT10 Tourer Edition: De viaje

Durante la jornada de pruebas, tuvimos la oportunidad de subirnos a la Yamaha MT10 Tourer Edition, una versión preparada para el viaje con una serie de accesorios originales seleccionados del catálogo oficial Yamaha para hacer más cómodos los trayectos de media y larga distancia. La Tourer incorpora un asiento más blando y acolchado que el original, unas maletas semirígidas, unos cubremanetas, una cúpula alta y un soporte para el GPS. Con esta versión, se amplían todavía más las posibilidades de esta hyper naked.

Conclusiones sobre la Yamaha MT 10 SP

La Yamaha MT10 SP es, indudablemente, una moto exclusiva, con componentes de última tecnología heredados de la competición. No es una moto para principiantes, pues no solo el precio se aleja mucho del precio medio de una primera moto grande, si no que es una moto preparada para gente que sabe lo que quiere, que lleva muchos kilómetros sobre dos ruedas y sabe apreciar lo que ofrece unos componentes de este nivel, como es la suspensión electrónica.

La suavidad del motor engaña, pues si le buscas las cosquillas, se las encontrarás y pronto. Si te gusta la adrenalina y buscas una moto con la última tecnología, la MT10 SP te lo dará. Es una moto para el día a día, para un día de curvas o incluso en circuito con la que, te aseguro, no pasarás desapercibido.

Detalles de la moto

Motor de la Yamaha MT10 SP 2017

4 cilindros, 998 cc y configuración crossplane que ofrecen 160 CV a 11.500 rpm, unas cifras dignas de una auténtica Hyper Naked. Es uno de sus aspectos más atractivos, mezclando la suavidad de un tetracilíndrico con el carácter deportivo de una moto de 1000 cc, potente y sobretodo muy divertida.

Yamaha MT10 2017

Una moto con carácter, así es la MT10, con un diseño tan especial como lo es la moto por dentro. La versión SP llega con unos colores exclusivos, mezclando el gris, con el azul y el negro. Exclusividad ante todo.

Suspensiones de la Yamaha MT10 SP

El punto fuerte de la MT10 SP. Las horquilla delantera de 43 mm firmada por Óhlins y el amortiguador trasero aseguran un comportamiento eficaz tanto si quieres ir de viaje, como circular por ciudad o incluso entrar a circuito. Este sistema te permite elegir entre 5 modos distintos, dos automáticos y tres manuales, para adaptarlo a tus necesidades.

Yamaha MT10 SP 2017, electrónica

ABS, control de tracción, embrague asistido antirrebote, control de crucero, modos de conducción o el cambio semiautomático se suman a las suspensiones electrónicas para ofrecer una serie de ayudas a la conducción que, no solo velarán por nuestra seguridad, sino que harán los trayectos más cómodos y divertidos.

Instrumentación de la Yamaha MT 10

La nueva pantalla TFT a todo color ofrece todo tipo de información. Velocidad, revoluciones, odómetro, autonomía, hora, parciales, temperatura exterior, temperatura del motor, modo seleccionado, nivel del TCS, nivel del ABS, modo de suspensión y, por supuesto, todos los parámetros que podremos cambiar para configurar la suspensión.

Frenos de la Yamaha MT10 2017

Una moto de estas características debe tener unos frenos a su nivel. El doble disco delantero de 320 mm está mordido por unas potentes pinzas radiales de 4 pistones que se combinan con una pinza de 2 pistones mordiendo un disco de 220 mm detrás. Una frenada potente para una moto potente.

Galería de fotos

Prueba de la Yamaha MT10 SP
Prueba de la Yamaha MT10 SP
Prueba de la Yamaha MT10 SP

Relacionados

Texto:

Nacho Arostegui

Fotos:

Yamaha

Ya está disponible el número 89 de nuestra revista ¡Totalmente gratis aquí!

Número #115: Movilidad, prestaciones y seguridad para todos

En el número 115 de Moto1pro probamos la nueva Yamaha Tricity 300, la nueva apuesta de Yamaha que sin necesidad de carnet ofrece todo lo mejor del mundo de la moto. Probamos también dos bestias de la carretera, la Triumph Rocket 3 GT y la KTM 1290 Super Adventure S, todo un derroche de prestaciones. Además probamos material Galfer de discos y pastillas, os contamos 6 rutas para hacer este verano por España y …Todo ello acompañado, como siempre, de nuestras secciones habituales.